En el inicio, toda aventura es desconocida e incierta; no sabes cómo terminará pero tus decisiones te llevarán a nuevos lugares. Entonces, solo entonces, no existirá el arrepentimiento porque, acabe como acabe, habrás conocido algo nuevo.

Mi primera entrada se la dedico a Gustavo Adolfo Bécquer, poeta español posromántico. Sus comienzos como escritor fueron duros, no triunfaba y para sobrevivir se dedicó varios años a la traducción de obras extranjeras, hasta que un día tomó la decisión de dedicarse a su sueño, la poesía.

Pues bien, hoy me centro en su época de joven enamorado. En concreto, la poesía que os vengo a comentar, dice así:

Por una mirada, un mundo;
por una sonrisa, un cielo;
por un beso… ¡yo no sé
que te diera por un beso!

De: Rimas, leyendas y narraciones

Bécquer, como poeta enamorado, expresa con palabras precisas sus sentimientos hacia una joven. En cada una de las acciones el poeta pondría a los pies de su dama lo que no tiene pero, insiste y su amor le llevaría a conseguirlo.

En «el beso» es donde Bécquer no tiene nada que ofrecer, ni en este mundo ni en el otro para conquistar a su amor, porque ese contacto inimaginable que pide a su amada es para él un imposible. Por eso te invito en este blog a compartir y tus sentimientos.

En mi caso, encontraréis mezcla temática de poesía, danza y fotografía propia. Así que seamos revolucionarios en este mundo donde a todo se le pone un precio, y llenemos nuestras vidas con aficiones que nos dan esa felicidad gratuita.

IMG_20140126_134231
Fuente: creación propia
Anuncios