¡Tú! La vida ha dado muchas vueltas desde que no hablamos. El mundo se ha parado y hemos cambiado; porque todo viene de golpe, sin que te lo esperes.

Cuando un ritmo diferente destroza la melodía que tenías en mente, duele y molesta. Pero pasan las horas y comprendes el cambio inesperado de tu canción, de hecho, ahora suena mucho mejor. Te has dado cuenta de que las notas correctas se han convertido en hermosas, que el estribillo repetitivo, ahora, es el apoyo insustituible y necesario para que todas las estrofas encajen y, por último, ahora sabes apreciar el nacimiento de una obra que complementará –tal vez defina– parte de ti.

Disfrútala.

2014-11-02 16.33.00
Fuente: Creación propia

Anuncios